• EL 25% DE LOS ESPAÑOLES, PRESOS DEL INSOMNIO

    Posted on by 0 Comment

    Más del 80% de la población española ha padecido algún tipo de trastorno del sueño en algún momento de su vida y hasta el 4% lo sufre de forma completamente crónica. Dentro de estos problemas, el más frecuente es el insomnio, que afecta al 25% de los españoles.

     ¿Y cuál podría ser un remedio para poner fin a este tipo de trastornos? ¡La siesta! Este lo debate el neurólogo Javier Cabanyes, de la Clínica Universidad de Navarra, que asegura que “el sueño es todo lo contrario a lo que parece sugerir una persona dormida, cuyo estado puede hacernos pensar que es de una actividad más o menos profunda”, en su nuevo libro, ‘Dormir y soñar’.

    En todo caso, para gozar de un sueño reparador e ininterrumpido, el especialista tienen claro que “es de gran importancia evitar acumular estrés” y recomienda incluso “manejar métodos para rebajar tensiones”, además de cuidar factores externos como la luminosidad y la temperatura de la estancia, los psicobiológicos o incluso el consumo de tabaco o alcohol.

    A la interpretación de las ensoñaciones también dedica un apartado Cabanyes, que empieza definiéndolas como “los fenómenos más curiosos y fascinantes del sueño”. Y es que “el sueño ocupa más de un tercio de cada día y de nuestras vidas”, refiere el neurólogo, razón por la cual tiene repercusiones irreversibles en nuestro estado de salud. ¡Cuidémonos de la vigilia!

     

  • LA RECOMPENSA DEL CEREBRO DESINTOXICADO

    Posted on by 0 Comment

    Hay una droga que existe desde el principio de los tiempos, que está entre nosotros, incluso en nosotros, y que todos consumimos regularmente. Ningún gobierno la califica como tal, pero lo cierto es que muy pocos pueden resistirse a ella y que desengancharse conlleva no menos que un buen puñado de fuerza de voluntad.

    Esta droga, la más vieja de la historia, es el azúcar. Sí, eso que hace que los alimentos sepa tan bien, que sean híper sabrosos. Y es por sus capacidades de convertir todo lo que toca en un placer para el sentido del gusto que es tan adictiva.

    La llaman la droga de los ex adictos, y no sin razón. Cuando los dependientes del alcohol, la heroína, la cocaína y otras sustancias comenzaron a saberse enfermos y a reunirse en grupos de terapia para desintoxicarse, muchos de los que lo consiguieron cayeron en la tiranía del dulce. Una tiranía que, si bien les mantenía alejados de las drogas castigadas por la ley, hacía empeorar su salud, ya que aliviaban el síndrome de abstinencia transformándolo en kilos de más.

    El centro de recompensa del cerebro desintoxicado es vulnerable al azúcar, y es por ello que en muchos centros de desintoxicación llevan ya tiempo trabajando en novedosos menús que intentar aunar una dieta sana y equilibrada y un proceso exitoso de rehabilitación.

    Sin embargo, como en muchos otros niveles, en lo referente al azúcar la clave tampoco parece estar en la privación, sino en la regulación de las dosis. Al fin y al cabo, la terapia no dura infinitamente, y al terminarla el paciente siempre podrá caer en dulces tentaciones. Así, ahora se tiende a incorporar en los procesos de desintoxicación menús destinados a normalizar el consumo de azúcar, contemplando la ingesta de pequeñas cantidades de dulces de manera frecuente (lo que equivaldría al consumo medio de una persona sana). Porque sin azúcar… cuesta sonreír.

  • MENOS ALCOHOL, MÁS PLACER

    Posted on by 0 Comment

    El vino es una de las bebidas más apreciadas por el paladar de los ciudadanos occidentales. Gusta por su sabor, por su textura y por el recuerdo a fruta fresca que sugiere en la mente cuando se prueba. Sin embargo, no por su procedencia y elaboración naturales deja de ser una bebida alcohólica.

    Pero he aquí una buena noticia para los amantes de los buenos caldos: cuanto menos graduación de alcohol tenga un vino, más placer generará en el cerebro de quien lo degusta. Esto ocurre porque cuando se ingiere un vino con poco nivel de alcohol, el cerebro puede centrarse en prestar atención a factores como el aroma, el gusto y el olor. Éstos, procesados por las terminaciones sensoriales de los seres humanos, generan una sensación de placer que es de menor magnitud cuando el líquido viene envuelto en una capa de alcohol más densa.

    Así se ha determinado en una investigación llevada a cabo por el Basque Center on Cognition, Brain and Language, dirigida por el científico Ram Frost y publicada en el medio especializado ‘Plos One’. Para llegar a esta conclusión, los investigadores observaron, mediante el uso de resonancias magnéticas, el comportamiento cerebral de más de 20 individuos durante una cata de ocho vinos con diferentes graduaciones de alcohol.

    Y es que la intención de los científicos era poner de relevancia cómo son, en realidad, los gustos de los consumidores de vino, pues la industria vitivinícola se basa en ellos a la hora de elaborar sus productos y de dar mayor o menos salida en el mercado a los de uno u otro tipo. Ahora queda ver si, efectivamente, este sector toma en cuenta los nuevos datos y reduce las cantidades de alcohol presentes en sus vinos: ¡el consumidor medio se lo agradecerá!

  • EL ABUSO DE DROGAS

    Posted on by 0 Comment

    La dependencia de drogas viene precedida por el abuso en el consumo de sustancias psicoactivas, es decir, por usar sustancias que fueron creadas para otras funciones y la persona las usa para divertirse, como muleta para cubrir algún fallo de caracter (timidez, falta de auotoestima, etc…) o para evadirse de una realidad que la persona se ve incapaz de afrontar.

    Esto, unido a que sabemos que también el enfermo nace con una predisposicón genética a desarrollar la enfermedad si entra en contacto con las drogas, hace que se den todos los condicionantes necesarios para desarrollar una dependencia a las drogas, para convertirse en drogodependiente.

     

    Óscar Fidalgo

    Terapéuta Jefe Neurosalus